Toma cerveza conmigo, tu madre no se enterará nunca

0 views
|

Un lunes después de que mi hijastra llegara a casa por su colegio, yo voy a la cocina y me la encuentro sin sostén y solo con una franelilla que la cubre. Al verla, me excito mucho y decido crear un plan macabro para follarla. En ese momento, le pido una cerveza y ella se va a la nevera molesta para darme la última que quedaba. Como ella se la quería tomar a escondidas de su madre, yo le dije que se la tomara conmigo. Pero, mientras lo hacía, le manché su franelilla. Posteriormente, se la ayudé a quitar y cuando ya estaba con sus pechos al aire, decidí empezar a besarla y la puta guarra joven se calentó al máximo. Al final, acabo follándola en diferentes posiciones calientes hasta llegar al orgasmo.